Cartas, relaciones, cartas:
tarjetas postales, sueños,
fragmentos de la ternura,
proyectados en el cielo,
lanzados de sangre a sangre
y de deseo a deseo.

(M. Hernández)

domingo, septiembre 11

Hoy es el primer día del resto de tu vida

Mis amados viajeros, hace varios meses que estoy en silencio en este espacio donde me asomo al espejo, espacio que representa mi propio camino por la senda del espíritu. La buena noticia es que voy saliendo del silencio, y, además, he salido victorioso de la lucha con mi sombra. Aún vivo y amo la vida. Cuánto quisiera transmitirles la paz interna que he ganado. La Isla, Cuba, me ha recibido como su hijo “perdido” y por siempre encontrado, y habito en Ella con nuevos bríos, nuevas esperanzas de aprendizaje, y un camino aún más rico de lo que fue mi vida en Europa. Me rige ahora el elemento Viento, que va acercándome al Otoño, mi estación favorita.

Me asomo, susurro un conjuro y les deseo un mar de bendiciones, con todo el amor espiritual que profeso a cada uno de ustedes, estrellas en el gran Cosmos. Y con esto cierro el antiguo ciclo de las sombras.

No sé aún con qué nuevo arquetipo he de aprender a convivir, pero he perdido el temor a la espera.

Carpe Diem

Libélula

P.d El oráculo Maya ha hablado hoy:

El mismo pájaro dorado que habita en el corazón humano, habita en el Sol. “

Ahau te recuerda que estás a cada momento en el Centro de Todo lo que es. En tu viaje de recordación estás modelando un cuerpo de luz para retornar a tu hogar en las estrellas. Descubre el simple secreto codificado en el glifo de Ahau; tú eres el amor incondicional, la roca de indestructible liberación. Irradia ese conocimiento en todos tus pensamientos y acciones. Ama a toda la creación. Hay un gran poder en simplemente identificarte con la luz: “Así como es arriba es abajo”. Estás en Dios y Dios está en ti. Tú eres la corporización de la conciencia solar ahora mismo. La energía de esta conciencia ha sido materializada en la Tierra en seres tales como Jesús, Krishna, Buda, Quetzalcoatl y otros.

El número de Ahau es el dorado del sol naciente, el color de las hebras cósmicas de Kuxan Suum, que conecta todos los universos. Medita en el dorado solar brillante, la esencia de tu propia naturaleza!.

En la sombra de Ahau, refleja el potencial de tu sombra. En este viaje, se te ofrece la liberación de todas las vidas, identidades y karmas pasados. La sombra de Ahau refleja también sus visiones limitadas del Yo en relación a tu concepto de Dios. Mientras a menudo se dice que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, la enseñanza en la sombra de Ahau es que la humanidad ha recreado a Dios en su propia imagen para llenar sus necesidades de identificación. Al sentirse indigna, la humanidad reaccionó creando un concepto de Dios que engendrara miedo y enjuiciamiento. Para satisfacer los miedos de su sombra, gran parte de la humanidad creó un Dios colérico, vengativo, y el mundo reflejó fielmente su proyección.

Otro aspecto de la sombra de Ahau es el amor condicional, el cual es realmente parte del proceso de aprender a expresar amor incondicional. La condicionalidad a menudo implica miedo, separación y cuestiones de amor propio. La incondicionalidad se expresa sin enjuiciamiento, limitación o expectativas. El amor incondicional es tu estado original, lo que naturalmente eres.

Dándote permiso, explora tu naturaleza condicional. El permiso consiste en ver el cuadro mayor, permitiéndote a ti y a otros experimentar y crecer en cualquier forma que elijas. El permiso es la compasión, despojada de apegos y aversiones. Es un sistema abierto que acepta la exploración de todos los estados del ser. Tú eres el modelo que significa ser plenamente humano. En la sombra de Ahau están los ideales de la sociedad. Mira a tus ideales personales. Se te pide que los liberes e incorpores los principios ilimitados de la luz. Cuando te conviertes en un modelo de aceptación amoroso, la sombra y la luz se funden en uno y el mundo es elevado.

Mi foto
La Habana Vieja----Valencia, Cuba-***España, Spain
Viajero, aprendiz de mago, poeta.
«Te aguardamos, buen amigo,
cientos de años ya.
¿Eres tú, quizá,
quien aquí ha buscado abrigo?
De comer y de beber
toma lo que quieras,
porque pronto has de tener
todo cuanto esperas:
paz después del mal...
Seas malo o seas bueno,
nunca nos serás ajeno
y eres nuestro igual.»

«¡Gran señor, vuélvete niño!
Te esperamos con cariño.
No te quedes en la puerta:
¡para ti siempre está abierta!
Todo está ya preparado
desde un remoto pasado.»

(Michael Ende "Doña Aiuola")

Cuba: Mi Isla

He estado en: