Cartas, relaciones, cartas:
tarjetas postales, sueños,
fragmentos de la ternura,
proyectados en el cielo,
lanzados de sangre a sangre
y de deseo a deseo.

(M. Hernández)

viernes, octubre 15

Teresa Valdés y la Charada (o la Bolita)

De las historias de Teresa Valdés y esos meses que vivimos en Centro Habana con ella, hay mucho que contar, pero iré contando según despierte mi memoria, esta está dedicada a Osmara por recordarme la de la charada.


De esos golpecitos o hasta serendipias que despiertan recuerdos, me ha ocurrido ahora mismo. Mi amiga Osmara leía sobre mi sueño de las arañas y me recordaba la Charada, el popular juego de azar que se juega en Cuba, oculto y prohibidísimo, donde se hacen apuestas de dinero a números, y la gente saca los números por sueños, señales, anotaciones, misas......

Harás unos seis años o siete, antes de mi viaje a México, Alain y yo decidimos, hya que mi viaje sería inminentem ahorrar algo de dinero, así que nos alquilamos en un edificio que antes era un hotel, ahora todo derrruído y que en las noches había que subir haciendo mucho ruido para espantar a las ratas porque se te lanzaban litreralmente a los pies. (¿Hambre?) Es verfificable, no es un mito. El edificio, como todo antiguo hotel tenía dos ascensores, el de carrga y el de los vecinos. El de carga estaba roto, por ello había rata, los vecinos lanzaban desde su casa la basura y las bolsas de nylon con vaursa llegaban ya por el 4 piso de un edificio de 10. El otro ascensor, estaba en mal estado, había que cogerlo a escondidas de los inspectores, tenía una ascensorista, llamada Cuqui, viejita y sucia como el edificio antes hotel, que vendía dulces y era fanática de la charada tanto o más como Teresa, nuestra amiga la gafe, que tenía tan mala suerte como ninguna otra persona en este mundo. Los sábados había que pagarle un peso a cuqui para que te subiera, vivíamos en el 9, y llegábamos de noche, y no sólo era el miedo a las ratas o la oscuridad de las escaleras, era el cansancio de 9 pisos.  Teresa tenía dos habitaciones y un baño que las separaba, compartíamos cocina y baño, yo cocinaba para los tres, aún recuerdo su cara de susto cuando utilicé demasiado aceite en eunos frijoles, para ella, yo gastaba demasiado en la cocina. "Mamá de Noche" le decía yo, por el programa aquel de papá de noche, porque ella era negra como la noche y porque la quise como una madre, con la cocina no se escatima" y ella " si risitos de oro pero con esa cantidad de aceite vivo yo 15 días.

Teresa se pasaba toda la mañana intentando adivinar el número que saldría en la charada nocturna, se gastaba casi dos pesos al día, llevaba más de 15 años jugando y nunca había ganado. NUnca. Me enseñó como 10 libretas que parecían almanaques, llenas de jeroglíficos, deducciónes suyas, parecía una astróloga.

Una madrugada despertó toda agitada! ya sé que número saldrá!!!  yo pensaba que era que se caía el edificio,  si estamos en agosto es el ocho y tambié es muerto que ayer se murió Mario, el tío de mi amiga, y yo soñé con muerto. Y ese hombre era una tiñosa que es el 33 la edad de Cristo y yo ayer fui a la iglesia. el 33 y el 8, solo me falta y número, dime uno Risitos de Oro, el 2 le dije, que es mariposa y yo lo se porque una vez mi tía me lo dijo.

A las 7 de la mañana ya teresa estaba conferenciando con Cuqui la ascensorista, " tengo los tres números y saldrán" lo soñé! son el 2, el 8 y el 33, con ese dinero que gane voy a hacer muchísimas cosas.

Se pasó el día contenta, fue a la peluquería a peinarse, se puso su mejor vestido, quería irse hasta a Coopelia, pero le dije que esperásemos mejor a ver si ganaba.

"La Duda Ofende" me dijo.

En la noche, con la oreja pegada a la radio, con el ruido de la interferencia cubana para no escuchar el sorteo desde Estados Unidos, teresa fue escuchando los números ganadores, los mismos de sus sueños!  Sus saltos de alegría estremecían el sueño.

"Teresa!!!! por tu madre que se cae este edificio de mierda!!! ( es el edificio que está frente al Bar Palermo, lléguense y me darán la razón)

Al poco rato llega Cuqui con un mazo de dinero enorme

Tere!!!!! Ahora sí!! se acabó!!! me voy a dar el lujo de darle una manito de pintura  a la casa y a ver su me arreglo los dientes y el pelo aunque sea!!!!

¡COÑO!!!! gritó Teresa! Me cago en.... y se tapó la boca.......

Qué pasó Tere...

-Teresa se puso a llorar, y entre gemigos pudimos enterarnos,

Se le había olvidado jugar los números.

Cuqui, muy discreta, se fue corriendo por la puerta antes que Teresa le pidiera algo del dinero por haberle dado los números de su sueño o maldecirla por robarle la suerte. Se dejaron de hablar hasta un año después, pero eso es ya otra historia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi foto
La Habana Vieja----Valencia, Cuba-***España, Spain
Viajero, aprendiz de mago, poeta.

Biblioteca

«Te aguardamos, buen amigo,
cientos de años ya.
¿Eres tú, quizá,
quien aquí ha buscado abrigo?
De comer y de beber
toma lo que quieras,
porque pronto has de tener
todo cuanto esperas:
paz después del mal...
Seas malo o seas bueno,
nunca nos serás ajeno
y eres nuestro igual.»

«¡Gran señor, vuélvete niño!
Te esperamos con cariño.
No te quedes en la puerta:
¡para ti siempre está abierta!
Todo está ya preparado
desde un remoto pasado.»

(Michael Ende "Doña Aiuola")

Cuba: Mi Isla

He estado en: